Azokaren sari banaketa

Entre todos los compradores que rellenaron un cupón al efectuar sus compras, se sortearon 4 lotes de productos donados por los artesanos. Estos lotes están compuestos por diferentes artículos que los puestos participantes en la feria pusieron a disposición del público, y que con el fin de animar las ventas, por cada compra se entrega un cupón en el que el comprador anota su nombre y teléfono, y al finalizar la feria se efectúa un sorteo entre todos los cupones recogidos por los artesanos.
Los premios correspondieron a dos compradoras locales, y otras dos visitantes de localidades limítrofes. En estas fotos aparece la coordinadora de la feria entregando los lotes a las premiadas (nos faltó una foto)
Desde estas líneas nuestra enhorabuena para las sorprendidas agraciadas en el sorteo, y nuestro agradecimiento a todos los colaboradores y artesanos por sus productos.
A destacar a uno de ellos, Floren Andueza, de la localidad Navarra de Ibero, que nos hizo un regalo muy especial: un torico simulado para hacer encierros txikis. Los niños de Viana disfrutarán con él como antaño lo hacíamos los que hoy somos mayores en aquellos ya históricos encierros txikis de verdad.
Eskerrik asko denoi.

Esther Albisu hartu zuen “Erentzungo eskortak” saria.

Durante el fin de semana del 26 al 28 de Marzo, se ha celebrado la vigesimo tercera edición de la Feria de Artesanía Ciudad de Viana. Durante los tres días, en la casa de cultura “La Soledad” pudo visitarse una exposición de Vargueños, realizados por el ebanista local Txeburo. El domingo estuvo acompañado de otros dos artesanos de la madera que, in situ, efectuaron demostraciones de talla y torno.
La tarde del sábado se completó con una merienda popular para todos los niños de la localidad que asistieron, para tomar fuerzas antes de “enfrentarse” a los animales de Gorriti. El Zumaitarra nos trajo una decena de pottokas, que fueron montadas por los niños vianeses al estilo del más salvaje oeste. Además pudimos ver gallos de pelea en manos de su adiestrador, que los hizo cantar para deleitar al público, así como carreras tras un joven jabalí. Este año por problemas burocráticos no pudimos disfrutar de las carreras ante las jovenes vaquillas ensogadas como es habitual.
Para finalizar el día a las ocho de la tarde, Pello Etxaniz y Ricardo Galdeano nos mostraron un documental realizado por ellos en el que cuentan los duros principios de la escuela vasca en Lizarra asi como la posterior represión que sufrió en la guerra del 36 y años siguientes, hasta su renacer algunos años antes de comenzar el periódo democrático actual.
El domingo comenzó con los actos más propios de la feria de artesanía en la que se distribuyeron por las calles Navarro Villoslada, Rua de Santa Maria y Plaza de los Fueros, hasta 65 artesanos de todas las provincias limitrofes así como media docena de artesanos locales que también nos mostraron sus habilidades manuales. Pudimos ver trabajos en forja, realización de escobas, pinturas en tela, confección de collares, trabajos en cuero, ceramica, lana, alabastro… y así hasta 45 profesionales diferentes. En el sector de alimentación se pudo adquirir productos como miel, embutidos, paté, pastelería, fardelejos, mermeladas poco habituales como de cebolla o tomate, hortalizas selectas, quesos de diferentes procedencias y denominaciones de origen, conservas de bonito y anchoa, chocolate, trufas, bombones, y pastel vasco.
En el acto de inauguración de la feria, el presidente de la fundación, acompañado de la directora del centro, y el alcalde de Viana, entregaron el premio “Corrales de Erentzun” al euskaltegi de IKA en rioja alavesa, que fué recogido por la profesora Esther Albisu; una de las más veteranas de dicho centro y que fué de las primeras personas que impartieron clase en la Gau Eskola que desde hace 25 años realiza la labor de euskaldunización de adultos tanto en Viana y Mendavia como en diversas localidades de rioja alavesa.
Tras recoger el triple arco que es el emblema de la Fundación y de la Ikastola vianesa, tuvo palabras de agradecimiento y también de ánimo hacia el proyecto de la Ikastola, alentando a seguir adelante, ya que “entre todos estamos consiguiendo que en esta localidad el Euskera tenga una amplia presencia y sea lengua de muchos vianeses”.
El espacio de la feria estuvo muy concurrido, calculando una asistencia de casi 6.000 personas, que abarrotaron la calle mayor y la plaza, llegando hasta la plaza del Coso donde la agradable tamperatura hizo que la sidra escanciada desde la barrica cobrara protagonismo junto al tradicional pintxo de txistorra.
A partir de las tres de la tarde, comenzó la recogida de todo el montaje y seguidamente se celebró una comida en las instalaciones del restaurante Sierra de Ioar, de las piscinas municipales.